Tesoro Botánico de Atahualpa
 

   El tesoro botánico iniciado por Dámaso Antonio Larrañaga y conservado por sus sucesores en el actual Parque de CAMBADU (Luis Alberto de Herrera 4196):

Álamo de la Carolina (Populus deltoides var. monilifera)
Es sin duda el ejemplar más valioso del Parque de Cambadu, no sólo por su antigüedad, sino por su historia. El Profesor Julio Muñoz señala que tal vez es “uno de los mejores ejemplares de árbol entre todas las especies que existen en nuestra ciudad”. Está al fondo del predio y a la derecha. Tiene una circunferencia de 5,57 metros y una altura de 33,61 metros. Su edad puede estimarse en unos 150 años, tal vez más.

Foto 62

Alcanfor (Cinnamomum camphora)
Con una historia muy particular, esta especie cuenta con un ejemplar en el Parque, realmente notorio, de 4,50 de circunferencia y una altura de 15,74 metros.

Araucaria (Araucaria angustifolia)
Notable avenida de araucarias (Araucaria angustifolia “Pino de Brasil”) con 17 ejemplares, que se encuentra en el centro del Parque con ejemplares centenarios y de más de 15 metros de altura, según el profesor Julio Eduardo Muñoz, en su libro “Monumentos Vegetales de la Ciudad de Montevideo”. Dos de los ejemplares son excepcionales. Uno de ellos mide 31,11 de altura y el otro 27,82 con circunferencias de 2,46 y 2,50 respectivamente.

Butiá (Butia capitata)
Otra de las avenidas del Parque, está integrada por 29 ejemplares de Butiá Capitata de gran antigüedad. El Profesor Muñoz estima en más de cien años teniendo en cuenta las dimensiones de los ejemplares.

Foto 63


Ciprés (Cupressus sempervirens)
Existe en el Parque un notable ejemplar de esta especie en su variedad “siempreviva”. Supera largamente los cien años y tiene una circunferencia de seis metros.

Coronilla (Scutia buxifolia)
Sobre la puerta de ingreso al Parque, puede verse un ejemplar de coronilla (Scutia buxifolia). Este ejemplar tiene características particulares. El diámetro de su tronco es de 0,43 y su altura de 8,76 metros. Si tenemos en cuenta que el diámetro del tronco aumenta 2 milímetros por año, podemos calcular que este ejemplar tiene 200 años. Muñoz sostiene que se trata de un verdadero monumento por su edad y porque integra un espacio histórico.

Foto 64


Guaviyú
(Myrcianthes pungens)
Sobre la verja de la Avenida Luis Alberto de Herrera, frente a la casa de los cuidadores, existe un ejemplar de Guaviyú de importantes dimensiones, que seguramente es uno de los muy pocos que hay en nuestra ciudad, incluyendo otros de menor tamaño en el mismo Parque. También supera los cien años.

Laurel (Laurus nobilis)
A pocos metros de la entrada del Parque, y al costado de la casona nace una avenida de laureles, laurus nobilis (laurel de comer), que comunicaba la casa con una puerta de hierro por la cual se accedía a la capilla Jackson. La avenida tiene 100 metros de largo y seguramente es única en Montevideo por sus dimensiones y por su edad.

Foto 65


Membrillo de Japón (Chaenomeles sinensis)

Próximo al muro lateral que separa al Parque de la Iglesia Jackson se encuentran tres ejemplares de Chaenomeles sinensis, muy escasos en nuestro país y dignos de admiración.

Ombú (Phytolacca dioica)
Detrás de la casona, existe un ejemplar de Ombú de dimensiones extraordinarias. El tronco tiene una circunferencia de 22 metros y se bifurca en 10 enormes brazos. Su aspecto es imponente y Don Julio Muñoz no duda que su existencia es antiquísima, alrededor de 150 años.

Foto 66


Palo Borracho
(Chorisia speciosa)
De extraordinaria apariencia durante su floración, el ejemplar más atractivo que cuenta el Parque tiene 14,22  metros de altura y una circunferencia de 2,50.

Pino de las Canarias (Pinus canariensis)
Junto al Coronilla se encuentra un antiquísimo y notable ejemplar de Pinus Canariensis de 3 metros de circunferencia, un diámetro de 0,95 y una altura de 24,35 metros.

Chrysophyllum imperiale
Próximo a la casona y detrás de una avenida de Laureles, se encuentra un ejemplar de Chrysophyllum imperiale, tal vez único en el país. No se sabe cómo llegó al Parque, pero hay documentos gráficos que prueban su existencia en el lugar hace más de 50 años. Durante muchos años se confundió a este ejemplar con Ficus pseudopalma, con el cual no tiene ningún parentesco botánico.
Árbol nativo de la región de Río de Janeiro, más precisamente de la región costera baja. Existía en abundancia en Brasil en la época colonial pero actualmente está en riesgo de extinción o incluso extinto en su hábitat natural.
Árbol de gran porte, de madera muy dura, de gran belleza y frutos sabrosos.

Foto


Timbó (Enterolobium contortisiliquum)
Hasta 1981 existían en el Parque dos Timbó u “Oreja de Negro”, con una edad aproximada a los 150 años. Uno fue derribado durante un temporal, pero queda un ejemplar que tiene una altura de 15,91 y 3,30 metros de circunferencia.

Bibliografía consultada
- Revista de CAMBADU. Diciembre 1995. p. 26.
- “El Centenario de los Almaceneros y Baristas”. Cap. XXII. El Centro Recreativo. p. 147-158. Dr. Mario Barreto Gugelmeier.
- “Civilización del Uruguay”. Tomo I. Aspectos arqueológicos y sociológicos 1600-1900. Horacio Arredondo. 1951. Instituto Histórico Geográfico.
- Monumentos Vegetales. Profesor Julio Muñoz
- Asesoramiento y datos del Ingeniero Carlos Antonio Brussa, Director del Jardín Botánico.
- Datos técnicos extraídos de:
  
- Fotografías del Señor Carlos Dubé y de la arquitecta Elena Mazzini.

                                                                                                                                               
 
Diseño Web:            


  • Casas-quinta y Casonas.

  • Especies vegetales
    protegidas en Atahualpa
.

     -  Tesoro Botánico           
       
de Atahualpa

Ir a la Página Principal